suscríbete con RSS

escribe tu correo

11 oct. 2017

visitando el zoo aquarium de madrid

visitando-el-zoo-aquarium-de-madrid

en primavera, fueron con la guarde a pasar el día a una granja (ideal, monísima... y carísima, la verdad) y vino emocionada con los animales, feliz porque había montado en poni y había dado de comer a nosécuántos.

así que vimos claro que otoño iba a ser el momento de que hiciera su primera visita al Zoo. esperábamos pelín menos de calor, no te engaño, porque vaya tela.. pero bueno, es la estación ideal.

¿cómo preparamos la visita?

no sé cómo son el resto de niños de 2-3 años, pero la mía gestiona fatal el factor sorpresa, así que le fuimos anunciando la vista a lo largo de la semana, y contándole todos los animales que podría ver. además, me descargué la app del Zoo de Madrid, que está genial, y le fui enseñando fotos.

para no perder el tiempo en colas, ponernos levantar sin madrugones innecesarios ese domingo y, no nos engañemos, tener un descuentillo, compramos las entradas con antelación por internet. y estupendo, porque luego fue llegar a la puerta y entrar, cero colas. y ya eran las 12 del mediodía, no creas que abrimos nosotros....

y por último, como manda la tradición en un día de excursión en familia, nos llevamos la comida puesta. que no veas lo bien que nos vino tirar de tartera, porque estaban luego los restaurantes a rebosar, y hubiéramos perdido un tiempo precioso..


el Zoo

¡pues todo! cogimos el mapa y no nos dejamos nada en el tintero, qué manera de andar, seis horas sin parar... ni siesta se echó la criatura.  y confieso que yo pasé miedo en más de una ocasión, que de los animales nunca he terminado de fiarme... pero ella nada, ¡como si fueran de peluche!

empezamos por los flamencos, que no recordaba yo que fueran tan grandes (y mira que en verano nadé subida en uno.. ;) ). allí estaban ellos, haciendo un ruido ensordecedor, y mi hija que quería darles de comer...

vio su sueño cumplido con la jirafa, cuya cabeza era más grande casi que ella, pero a la que le dio una "fanahoria" como si de su nenuca se tratara... vivir para ver, que luego se cambia de acera si por la calle se le acerca un perro..

corrió detrás de los pavos reales, que campaban a sus anchas por todo el Zoo, cual si de palomas se tratara...

paseó feliz viendo rinocerontes, hipopótamos, focas, pingüinos, camellos, elefantes, leones, tigres, chimpancés...

incluso una minigranja que no recordaba yo, donde hay cabras, gallinas y un burro al que acarició y en el que se quería subir a toda costa... claro, que también quería subirse al tigre... "tú me ayudas, mamá, que está muy alto"...

se quedó prendada de los mandriles, esos monos de culo rojo que da más repelús que la mar.. pues ella que no quería dejar de mirarles.. ahora, lo que me reí oyéndole contar "lo que hacían lo moños"... desde su mundo, ya la conoces...

el Aquarium

lo bueno que tiene el Zoo de Madrid, es que también tiene un Aquarium, donde paseas entre medusas, peces de todo tipo, tortugas gigantes y tiburones...

y luego están los delfines.... con su exhibición que C disfrutó como loca, aunque no entendía por qué a la señora que nadaba con ellos, luego no le daban un pescadito...

visitando-el-zoo-aquarium-de-madrid

y dejamos para el final a las estrellas del Zoo de Madrid... ¡los osos panda!

visitando-el-zoo-aquarium-de-madrid

visita, pues, totalmente recomendable, eso sí, no en días de lluvia o mucho calor...

¿has estado en el Zoo Aquarium de Madrid? ¡cuéntame tu experiencia en estos mundos!


no te pierdas nada, ¡sígueme en   sígueme en Feedly !

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib