suscríbete con RSS

escribe tu correo

9 may. 2017

premios o castigos


premios-o-castigos

¿es bueno castigar a los niños? ¿o basta sólo con regañarles? ¿o ni eso, y sólo premiar lo que hacen bien?

este es un tema en el que nunca me había parado a pensar tan en profundidad, y la verdad que le he estado dando unas cuantas vueltas. está claro que el debate está servido y que nadie tiene la verdad absoluta.

mi reflexión comenzó leyendo sobre qué hacer ante la rebeldía de los niños, pues la mía a sus 2 años y medio, es rebelde sin causa total.. entonces, encontré bastantes referencias a sistemas de premios que se basan 100% en el refuerzo del comportamiento positivo, y nada de castigos ni regañinas (palabra que me suena tan antigua, como entrañable). y pensé que, a mi entender, se dejan de lado una parte muy importante, como es decirle al niño lo que no debe hacer porque está mal.

además, por lo que he podido leer, casi siempre ese planteamiento se apoya en acciones más a medio/largo plazo, tipo ir reuniendo puntos (o caritas sonrientes, o pegatinas o como se quiera) que se convertirán al final del día o en el finde en algún tipo de premio. y creo que al final lo que se está transmitiendo es que hay que ser bueno para conseguir regalos. al menos es lo que me vino a la cabeza al momento, y de ahí que me decidiera a escribir sobre el tema, para ordenar mis pensamientos al respecto.

como decía, tengo que lidiar con una pequeña en plena rebeldía contra el mundo, y necesito acciones inmediatas. 

por eso, para mí es muy efectivo hacerle ver al momento cuando hace algo mal. la mayoría de las veces sabe que lo hace, porque suele ser reincidente y porque asocia patrones que da gusto... y con una reprimenda firme a tiempo, ella nota que estamos enfadados por lo que ha hecho. le decimos el porqué, y me doy cuenta de que se queda con las ideas, porque luego regaña a sus muñecas por lo mismo y les explica qué hacen mal... 

y si la cosa se complica, directa al rincón, sí.  pero no "al de pensar" sola durante rato, no.... a una esquina donde nos vea y entienda que estamos enfadados. y por no más de un par de minutos, que más tiempo con esa edad, me parece que es para nada. y funciona. si no es ella quien viene directamente a pedir perdón, le pregunto: "¿ya eres buena? ¿me pides perdón y seguimos jugando?". y ya volvemos a la calma y seguimos con lo que estuviéramos haciendo.

me da mucha penita reñirle o castigarle, pero los niños son niños, y a veces no son capaces de entenderlo todo, por mucho y bien que se les explique. y es normal, no tienen porqué. son niños. creo que a veces pecamos de creer que son adultos, y no. por lo que en ocasiones, me parece que el castigo es necesario para que aprendan. porque ellos no ven el peligro que nosotros sí. y, además, en la vida, no siempre podrán hacer lo que quieran o crean que está bien, tendrán que acatar normas. y cuanto antes lo aprendan, mejor. 

y cuando hace las cosas bien, ¡pues a decírselo al momento también, claro! cuando es buena, come solita estupendamente, recoge los juguetes para sacar otros, me ayuda con cualquier tarea (incluida la de vestirme ;)) u obedece y deja de trepar, entonces le digo que está haciéndolo genial, que estoy super contenta y orgullosa, y la sonrisa no le cabe en la carita

además, le explico que ser buena siempre tiene su premio precisamente porque todos estamos contentos. y ya según el momento y el día, pues tiene algo más de premio, ¡porqué no!, como poder ver dibujitos mientras cena (es superfan de los simpson... ¡le flipan!), o tener sorpresa de postre (por ejemplo, un huevo de chocolate).

de mi corta experiencia como madre, veo que de esta forma C está aprendiendo tanto a distinguir lo que está bien de lo que está mal, como a portarse bien porque sabe que así estamos contentos. y es que por lo que veo, es justamente vernos contentos lo que más le gusta. porque cuando sabe que lo ha hecho bien, lo primero que hace no es pedir su premio, sino preguntar "¿estás contenta, mamá"?

lo que está claro es que no todo puede ser aprender jugando, y que cada uno educa como entiende que es mejor para sus hijos, y no a todos nos va a funcionar el mismo método. 

¿cómo haces tú?

2 comentario(s):

  1. Es muy importante que aprendan a distinguir el bien del mal es basico!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tanto que lo aprenden... ¡la carita que se les pone cuando saben que están a punto de "hacer el mal" y lo saben! :) bss!

      Eliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib