suscríbete con RSS

escribe tu correo

14 abr. 2017

¡mamá, soy monaguilla!

mama-soy-monaguilla

desde hace unos años, paso parte del año en sevilla, normalmente todas las épocas de fiesta y vacaciones. además, desde que nació C, estoy viviendo algunas de sus tradiciones (que allí tienen muchas) más de cerca. y la semana santa no podía ser menos.

como ya os he ido contando en otras ocasiones, C se encuentra en el momento de ir tomando consciencia de las cosas: ha descubierto la navidad, el teatro, el cine... y ahora le ha tocado el turno a la semana santa... "¡mamá, soy monaguilla!"... se vuelve loca viendo "mazarenos"...

no os voy a hablar de cómo es la semana santa sevillana, que de eso ya hay mucho escrito, sino de cómo la viven allí los niños casi desde que nacen, que es algo que desconocía hasta hace poco.

y es que, en familias con tradición donde padres e hijos salen cada año con su cofradía, los niños en su primer año de vida "se hacen hermanos", siendo inscritos en esa hermandad. y ya desde ese momento, pueden salir en procesión. ¿ya, tan pequeños? pues sí.

y lo hacen de una forma divertida para ellos, que les hace integrarse en la tradición con respeto, pero como niños que son.

¿y cómo se consigue que los niños salgan y vean esa ceremonia como algo divertido? ¡pues con caramelos!  porque sí, los monaguillos, en el breve recorrido que hacen, una tramo hasta la "carrera oficial" (que es el recorrido por el que pasan sí o sí todas las cofradías), llevan una cesta con caramelos, que van repartiendo a su paso, normalmente dándoselo a otros niños. es más, incluso muchos de los nazarenos adultos llevan algunos caramelos en los bolsillos. esto es algo que desconocía por completo hasta que, como os digo, he empezado a vivirlo desde dentro.

en el caso de C, que sale con sus primos, por segundo año consecutivo ha hecho el recorrido en brazos, si bien el año pasado asustada hicimos sólo un tramito, este año hemos hecho toda su parte. iba feliz, dando caramelos de su cestita, y tarareando la música de capilla (increíble, pero cierto...). a ver si el año que viene se anima a ir a pie...

y sí, has leído bien, hemos hecho el recorrido, porque con los peques pueden salir sus papás, otra cosa que no sabía y que me ha encantado, ya que así he podido salir en procesión, cosa que nunca pensé que haría.

el próximo paso para C, cuando sea un poquito mayor, será hacer bolas con la cera que cae de los cirios de los nazarenos, que por lo visto es "deporte nacional" entre los niños mayores. pero para eso creo que aún le quedan unos añitos...

mama-soy-monaguilla-cuaderno-cofrade

¡ah! y si vemos que C nos sale "capillita" (superfan de la semana santa), tendremos que hacernos con los cuadernos cofrades, donde a través de cuentos, pegatinas y pasatiempos, los niños pueden convertirse en verdaderos expertos de la semana santa sevillana.

¿conocías esta tradición de los niños? ¿tienes alguna desconocida de tu ciudad que quieres compartir?

2 comentario(s):

  1. ¿caramelos? nunca lo había oído. en realidad, no sabía tampoco que los niños salían en las procesiones, qué curioso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, ¿verdad? yo también pensaba que era sólo "cosa de mayores", ¡pero hay sitio para todos! bss!

      Eliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib